sábado, 15 de noviembre de 2008

El miedo digital

En mi blog Linkgotes publico imágenes que tienen algún interés para mí. Imágenes que encuentro en Internet. La idea es compartir mi afición, mi pasión por la imagen.
Añado un enlace a la página del autor o a la página en la que aparece la imagen.
A veces el encuentro se produce de manera casual. Resultan gratos esos encuentros inesperados.
Estoy suscrito a diversos servicios de noticias relacionadas con el arte, es una manera de entrar en contacto con autores a los que de otro modo no podría acceder.
Otras veces realizo una búsqueda en Google. Tecleo el nombre de un autor y selecciono la página adecuada.
Por medio del buscador de Google he podido conocer también galerías virtuales, museos virtuales, revistas digitales, blogs sobre arte, en fin, todo un mundo al alcance del teclado.
Internet contribuye decisivamente a la difusión de la cultura.
Muchas de las noticias que recibo hablan de iniciativas para poner el arte en la calle, para desmitificar la idea del arte para una elite, para una minoría. Este es un concepto muy asumido institucionalmente, no tanto en el ámbito privado y de negocio.
Es sorprendente la cantidad de artistas que exhiben sin pudor su obra en Internet. Hay muchísima gente que hace cosas interesantes en todo el mundo y que encuentra un canal de difusión de su obra en la red de redes.
También resulta sorprendente la escasa presencia de obra de algunos artistas consagrados. A veces se debe, supongo, a la falta de necesidad. No necesitan promocionarse. Es una lástima que esos artistas no piensen en todos aquellos que nunca tendremos acceso a sus obras.
Muchas veces nos topamos con los derechos de autor restrictivos. Algunos autores vivos y algunos propietarios de derechos de autor imponen limitaciones a la exhibición de obra en Internet. El mercantilismo se impone al enciclopedismo.
No puedo evitar sentir cierta desazón en esos casos. Me cuesta entender el miedo a Internet, el miedo digital.
Algunas de las imágenes que he podido incluir en Linkgotes provienen de páginas elaboradas por puros diletantes, gente que ha invertido su tiempo y su paciencia en recopilar, digitalizar y editar imágenes de autores que admiran.
El enciclopedismo es un concepto antiguo ya pero afortunadamente, no caduco. Los blogs son una prueba de ello. Hay muchos excelentes blogs editados por gente que comparte generosamente sus conocimientos, sus reflexiones, sus obras o sus hallazgos. Son el otro extremo.

Olga's Gallery
Honoré Daumier
The Etching Amateurs

3 comentarios:

Rubén dijo...

Sí, pasa algo parecido en el mundo de la informática, creo que fue Linus Trovals quien decía que los grandes programadores publican su código en la red, y los pequeños lo hacen propietario... O tal vez tenga que ver con la grandeza o pequeñez del corazón humano.

Ñoco Le Bolo dijo...

Y por tu trabajo, todos te estamos agradecidos. Frecuentemente hacemos paseos reales, que no virtuales, por las obras de todos esos autores que, por tu buen quehacer, no tienen desperdicio.
Supone tu trabajo un aliciente y un deseo de participar, de crear... aunque el tiempo nos lo impida.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola Bosch!

Soy Rebeca Blázquez, quiero agradecerte que hayas colocado un trabajo mio en tu blog de linkgotes. Ha sido como un homenaje para mi, incluso me ha sorprendido. Gracias por tu bonita crítica y por dedicarte a un trabajo de recopilación tan interesante, visual,individual y estéticamente sensible . Miles de Gracias por ello!!

Creative Commons License
Las imágenes publicadas en este blog están bajo licencia de Creative Commons.