viernes, 15 de febrero de 2008

Echemos unas risas


Laughing babies

He recibido un correo con un nuevo vídeo relacionado con el tema de la entrada, así que lo incorporo. Gracias Jesús.


Ethan laughing

Vivimos una vida agobiante.
Incluso la diversión se ha convertido en agobio. Parece como si hubiera prisa para hacer cualquier cosa.
La visión de un padre y un hijo riendo a carcajadas resulta un ejercicio interesante y pedagógico.
Cuando este bebé se convierta en adolescente ¿necesitará beber alcohol o empastillarse para divertirse? ¿recordará estos momentos?
Cuando sea adulto ¿necesitará huir de su propia vida? ¿dónde encontrará las compensaciones al estrés de una vida entregada al trabajo? ¿encontrará esas compensaciones en el propio trabajo?
¿Qué estamos haciendo mal?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial. Una entrada maravillosa. Un video divertido, una reflexión profunda. Un aplauso en toda regla.

Yo creo que lo que estamos haciendo mal es olvidar las pequeñas cosas. Justo el vídeo. Las pequeñas cosas llenas de alegría y de frescor.

Anónimo dijo...

Bosch, con tu permiso igual lo cuelgo yo también con alguna frase que encuentre por ahí, te citaré. Muchas gracias.

E Bosch dijo...

Adelante, rubén, está ahí para compartirlo. Un saludo!

Ñoco Le Bolo dijo...

Todo lo importante en la vida de un hombre sucede entre los 0 y tres años. Todas esas risas pueden marcar el carácter de ese niño para siempre. Ojalá así sea.

Creative Commons License
Las imágenes publicadas en este blog están bajo licencia de Creative Commons.